Archivo de la categoría: Portugal

Baby Moon: etapa 2 Portugal (B)

Hemos tenido que dividir la segunda etapa del roadtrip de la pequeña baby moonen dos partes porque había mucho que contar y mucha foto que enseñar. Después de visitar  Oporto, Aveiro y Alcobaça, seguimos recorriendo Portugal hacia el sur.

El Road trip por etapas: Segunda etapa (B)

captura-de-pantalla-2018-04-11-a-las-14-54-16.png

Lisboa:

¿Qué ver en Lisboa?

  • Monasterio de los Gerónimos: En 1497, Vasco de Gama hizo un regalo “especial” a
    Portugal. Su viaje a las Indias aseguró la ruta de las especias y llenó las arcas de
    Manuel I de riquezas incalculables. Estas financiaron el Monasterio de los Jerónimos, emblema de la arquitectura manuelina. Gótico y renacentista, deslumbra con su impresionante cantería de escenas marítimas que ensalzan a los excelentes exploradores portugueses.
  • Plaza del Comercio: La puerta de entrada de los dignatarios a Lisboa. Durante siglos, los reyes y embajadores llegaban a esta próspera ciudad en barco y se apeaban en unos escalones de piedra en la Plaza del Comercio. Aunque el antiguo palacio se ha sustituido por elegantes arcadas, los escalones siguen en pie. Párate en el muelle e imagínate a los antiguos viajeros alucinando con las maravillas con las que se encontraban.
  • Castillo de San Jorge: ¡Prepárate! Mientras el tranvía traquetea subiendo las calles
    estrechísimas hacia el Castillo de San Jorge, imagina el caos medieval de 1147 cuando las fuerzas de Alfonso I cruzaron las murallas. Hoy es un lugar mucho más tranquilo donde los pavos reales son los amos del gallinero y pasean a sus anchas por todas partes. Como los antiguos reyes, maravíllate con esta vistas de pájaro a toda Lisboa.
  • Torre de Belém: ¿Has visto alguna vez un edificio militar de tanta belleza? La Torre de Belém fue construida como una fortaleza defensiva, rodeada por las aguas del Tajo… Pero es una verdadera obra de arte.
  • Monumento a los Descubrimientos: Esta carabela de hormigón destaca sobre la orilla del Tajo, rumbo a aguas desconocidas. A bordo están los grandes protagonistas de la Era de los Descubrimientos, liderados por Enrique el Navegante.
  • Elevador de Santa Justa: Cuando uno se acerca a esta curiosa construcción, una tracería neogótica flacucha y de hierro forjado, es difícil no preguntarse cómo no se ha derrumbado. Pero ahí está después de más de un siglo. Nosotros preferimos verla desde bajo y no hacer cola para subir, así que subimos a otros miradores por ascensores menos bonitos.
  • Zona Alfama: El fado resuena en las tabernas de Alfama, hogar de la canción nacional portuguesa. Al recorrer el laberinto empinado de calles de estilo islámico, oirás las estrofas de canciones tristes desde las casas de fado. Adéntrate para disfrutar de las actuaciones. ¿Y qué sería de la música melancólica sin un exquisito vino portugués y unos “pastéis de bacalhau”?
  • Baixa – Chiado: Bienvenido a la vieja Lisboa. Las calles peatonales de Baixa destilan un encanto añejo, y la inmensa Plaza del Comercio refleja la grandeza del siglo XVIII. Desde aquí, sube hasta Chiado y toma un café en A Brasileira, antigua guarida del poeta Pessoa.

 

Sintra, Cascais y Costa de Caparica

Una escapada de un día a Sintra y Cascais. Visitamos el Palacio de la Pena que nos dejó alucinados con sus colores y contrastes. Parte de la subida la hicimos en una especie de tuc-tuc porque el barrigon de embarazada no permitió hacerla toda a pie. La bajada si la hicimos entera paseando por los impresionantes jardines del palacio.

En Cascais solo hicimos un pequeño paseo, pero la ruta en coche por la costa de Sintra a Cascais nos gustó mucho y paramos en una de las playas (Cresmina) que encontramos por el camino a tomar el solecito y comer algo en un chiringuito.

Finalmente, el día que dejábamos Lisboa, decidimos bajar a pasar la mañana en la playa en Costa de Caparica. Playas salvajes interminables en las que hace demasiado viento pero merece la pena pasar un ratito.

IMG_4196

 

 

 

 

 

Baby Moon: etapa 2 Portugal (A)

Seguimos con la segunda etapa del roadtrip de la pequeña baby moonque hicimos el verano pasado. Después de visitar Vigo seguimos ruta hacia Portugal.

El Road trip por etapas: Segunda etapa

Captura de pantalla 2018-04-11 a las 14.54.16.png

Oporto:

¿Qué ver en Oporto?

  • El barrio en el que nos alojamos: Lordelo do Ouro e Massarelos es un singular barrio de pescadores. Puedes ver cómo descargan la captura del día en el muelle mientras los ciclistas disfrutan del carril bici que viene desde Matosinhos. Si te entra el gusanillo, qué mejor que disfrutar de unas sardinas frescas junto al mar.
  • Puente Don Luis: Este puente, más que una forma fácil de cruzar el río Duero, ¡es un icono de la ciudad! Desde aquí, disfrutarás de unas vistas espectaculares de Oporto, con sus tejados, sus barcos rabelos y sus Murallas Fernandinas. Pasea sin prisa al atardecer y, además de las vistas, podrás disfrutar de un concierto con notas que surgen de la vida de la ciudad.
  • Torre de los Clérigos: Toda ciudad que se precie tiene una plaza con una torre, y Oporto no iba a ser menos. La Torre de los Clérigos es una pieza barroca fácilmente reconocible en la estampa de la ciudad. Ármate de valor para subir a lo alto y deja que te quite el aliento la panorámica que dibujan los tejados de terracota, los edificios de color pastel y las callejuelas escondidas.
  • Palacio de la Bolsa: El Palacio de la Bolsa… ¡por decir algo! Este palacio neoclásico fue diseñado como parte de la Iglesia de San Francisco, pero se convirtió en la sede de la Asociación de Comerciantes de Oporto. Hoy en día, contra todo pronóstico, el edificio acoge exposiciones de arte permanentes. Asegúrate de ir a la Sala Árabe, una cámara dorada que brilla por sí sola
  • Bodegas de Oporto: El Oporto, uno de los vinos más conocidos del mundo, es la bebida que da vida a la ciudad. La zona de Vila Nova de Gaia es el lugar donde hay más bodegas y comerciantes de Oporto. Haz una cata en las bodegas Sandeman, que fermentan su famoso vino en grandes barriles.
  • Hard Club: Este espacio situado dentro del Mercado Ferreira Borges cuenta con 2 escenarios, un estudio de grabación, mercado de libros y discos, y el restaurante n’O Mercado en la planta superior. Es ideal para disfrutar de un concierto, con una agenda variada: desde pop o dance hasta heavy metal.
  • Distrito de las galerías de arte: Este barrio también es conocido como Miguel Bombarda por su calle más famosa. Está lleno de galerías de arte y tiendas originales. Tómate un té en la terraza del jardín japonés y llévate algún vinilo original del centro de diseño Artes em Partes.
  • Calle de las flores: Esta preciosa calle comercial aún tiene tiendas históricas, pero sobre todo es conocida por su renovada zona peatonal, llena de cafeterías, tiendas de diseño y hoteles elegantes. Mi tienda preferida es Mercearia das Flores, que vende vinos y productos tradicionales.

IMG_3678

Aveiro y Costa Nova

Aveiro es una ciudad pequeña pero con mucho encanto, sobre todo la zona de los canales. Góndolas gigantes que intentan imitar a las venecianas pero llenas de color y algunas con ilustraciones simpáticas recorren estos canales llenas de turistas, canales que en su día servían solo para transportar la sal.

A las afueras de Aveiro se encuentra Costa Nova, es famosa su imagen de casitas de pescadores a rayas de colores que han sido restauradas y ahora sirven de escenario para hacer las mejores fotos del viaje!

Alcobaça y Nazaret

Paramos en Alcobaça sólo porque es el pueblo de un amigo y quedamos en vernos allí con él y pasar un día en su casa. Lo que no sabíamos es que en este pequeño pueblo portugués nos encontraríamos un impresionante monasterio cisterciense. Los visitamos con nuestros amigos y con su peque de 1 año y nos encantó la visita. Y estando allí aprovechamos para acercarnos a Nazaret a ver si conseguíamos ver la ola más grande del mundo… pero ese día había una niebla impresionante en la zona y casi no nos veíamos ni los pies.

En el próximo post os contaremos las siguientes etapas del viaje:

  1. Lisboa
  2. Cascais y Sintra
  3. Costa de Caparica