fbpx
Europe UK

Una escapada a Londres con bebé

Disfruta de una escapada de fin de semana a Londres con bebé, ideas, consejos y muchas fotos.

Fulvio tenía que subir a Londres una semana de agosto por trabajo y V y yo nos unimos al plan haciendo una escapada de fin de semana a esta ciudad que tanto nos gusta (de visita).

Alquilamos un Airbnb que resultó muy chulo y muy bien situado pero nos falló en cuanto al «baby friendly». Resulta que la supuesta segunda habitación (en la que planeábamos que durmiese V) era en realidad un altillo en el salón arriba de unas escaleras voladas altísimas y peligrosísimas). Al final acabamos haciendo malabares para dormir ya que en esta familia no estamos acostumbrados al colecho y en general se nos da fatal compartir cama.

Si estáis pensando en Airbnb para alojaros en vuestro próximo viaje os pasamos nuestro link de invitación aquí abajo. Si os registrais a través de nuestro enlace tendréis un descuento del 25€ en la próxima reserva de alojamiento. Además de 9€ para usar en una experiencia con un precio mínimo de 43€.

VIERNES

Llegamos tarde pero en la misma zona del apartamento (Bayswater, entre Paddington y Nothing Hill) teníamos bastantes opciones para cenar y dar un paseito de modo que dejamos todo en «casa», cambiamos el pañal a V y salimos en busca de la cena.

Hay que decir que la primera noche nos equivocamos un poco, Queensway está llena de bares y restaurantes de todas las nacionalidades posibles (como toda Londres) y nos dio un antojo de asiático. De modo que entramos a un restaurante Chino que tenía buenas recomendaciones y que además estaba lleno de chinos, el Gold Mine. La cena estaba rica y era un chino de los de verdad pero los precios eran desorbitados. La cuenta más cara que pagamos en todo el fin de semana!

SÁBADO

Aprovechando que estábamos muy cerca de Nothing Hill y que era día de mercado fuimos paseando hacia Portobello Road. La idea era desayunar en Farm Girl, ya que nos lo había recomendado un amigo con muy buen gusto. Pero con una bebé de 8 meses las salidas de casa se pueden alargar y complicar de modo que cuando llegamos al barecito estaba llenísimo y con mucha cola y decidimos empezar a pasear por el mercado buscando otra opción de desayuno. De todos modos os recomendamos intentarlo en este sitio tanto para desayuno como para brunch porque es súper cuki!.

Nosotros finalmente desayunamos en la terraza del GAIL’S que estaba súper agradable con el buen tiempo y en pleno mercado de Portobello!

De mercado a mercado y tiro porque me toca! Tras el desayuno y el paseo (por supuesto cayeron un par de compras) cogimos un bus hacia Candem Town. Primera vez para V en un bus Londinense de dos pisos! Yo tenía un recuerdo muy divertido de la última visita a Candem y no me defraudó.

Hacía calor y había muchísima gente en Candem Town de modo que aunque nuestra primera idea era haber comido en el mercado optamos por darle a V la papilla en una terracita y luego seguir hasta Covent Garden (en metro) donde comimos fresquitos (gracias al aire acondicionado) en un típico pub inglés: The Salisbury Pub. Tienen trona para niños pero no tienen cambiador, así que la emergencia caca tuvimos que solucionarla sobre una mesa en una de las salitas pequeñas en las que solo quedaba otra familia con niños que lo entendió e incluso se ofreció a ayudarnos.

Como V había comido bien y se estaba pegando su buena siesta en el Yoyo, y nosotros cuando vamos a tope tenemos mucho aguante «turistil», seguimos el paseo hasta Picadilly y después por Regent Street para ver algunas tiendas y tomar un café. V se despertó en el momento justo, delante de Hamleys para elegir su peluche (que al final fueron dos).

Cualquiera diría que después de tanta vuelta al llegar a casa a descansar decidimos quedarnos allí «encerraditos» hasta el domingo… Pero en esta familia somos hiperactivos (algunos más que otros!) y solo teníamos dos días en Londres así que una ducha, cambio de pañales y ropa y nos fuimos a cenar al otro lado del río, a la zona que queda entre el London Bridge y el Tower Bridge que tiene diferentes opciones para cenar y tomar algo. En esta parte del viaje V volvió a quedarse dormida en el cochecito mientras terminábamos nuestra cena (en un italiano que no merece recomendación) y luego pudimos dar un paseo tranquilos por la orilla del río haciendo estas fotos.

DOMINGO

Como el recorrido del sábado fue bastante intenso y el domingo por la tarde teníamos que volar de vuelta, decidimos pasear sin mucha presión y ver hasta dónde llegábamos. Como somos bastante activos… volvimos a patear casi media Londres!

Después de desayunar en casa bajamos en metro hasta Hyde Park Corner para hacer paseando Green Park hasta el Buckingham Palace, donde justo en el momento en el que llegamos estaba terminando el famoso cambio de guardia. Desde ahí paseamos hasta la Abadía de Westminster para llegar después al Big Ben y encontrarlo casi completamente cubierto por obras.

Hacía buen día y nunca habíamos navegado por el Támesis así que cogimos un barco que nos llevó hasta la Torre de Londres. En esa zona pudimos hacer cambio de pañal en un Starbucks (nota importante para los padres viajeros, todos los Starbucks que hemos encontrado hasta ahora tenían cambiador!). Y después de tomar algo fresquito fuimos paseando por la orilla del río hasta cruzar el Puente de Londres para de ahí llegar hasta el Teatro de Shakespeare. Y de ahí a comer en el jardín de la TATE, dónde ya no nos dio tiempo a entrar porque tuvimos que coger un Uber para volver al apartamento a recoger nuestras cosas y salir para el aeropuerto.

Así que nos volvimos a España con una nueva lista de sitios pendientes que nos obligará a volver a Londres antes o después 🙂

0 comments on “Una escapada a Londres con bebé

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: